Cómo conseguir una novia en la secundaria

Una triste historia a cambio de consejos

2020.05.18 16:24 xllMoLoToVllx Una triste historia a cambio de consejos

Es mi primer post y tiendo mucho a explayarme emocionalmente una disculpa de antemano por cualquier error.
Tengo 23 años, no estudio desde los 18, Ingrese a la vocacional del IPN a los 15 pero no pude continuar, porque vamos a esa edad nadie o casi nadie tiene nada claro (claro ahora me arrepiento muchísimo) igual pudo ser por un tema personal, nunca me sentí identificado con la institución, ni yo pensaba quedar ahí cuando hice el examen de colocacion. Fue mi primera opción pero la puse más por un tema de noviazgo (que tonto era). Mis últimos días en la vocacional era con unos sentimientos para nada agradables sintiéndome perseguido por el peso de las materias y un problema con aquella novia que ya no lo era (me dejo por un pseudo porro).
Eramos novios desde Secundaria, Ella era muy matadita y de hecho ella queria terminar por que pensaba que no llegaria a quedar. pero Oh! sorpresa. Ella estaba en la mañana y yo en la tarde, ella ya hacía varias materias en la tarde por reprobarlas (yo hacía algunas en la mañana pero solo eran 2 clases ella prácticamente ya vivía en la escuela), ya casi no nos veíamos. Eran tanto los problemas que tenía que solucionar. Unos días después empezó a juntarse con los porros, me sacaba del salón estando ella ebria, teniéndola que cuidar para que no lo notara ningún maestro o prefecto. Un día yo ya necesitaba regresar a clases, pero debía seguirla cuidando entonces llego una amiga de ella de los porros junto a un chavo, les dije que la cuidaran que yo debía volver a clases .A la siguiente clase bajo a buscarla y la encuentro muy abrazada de este chavo, ella se separa rápidamente y se va a darme un beso, no entiendo nada ,su amiga con una expresión de “que rayos” yo estaba todo exhausto por las clases que debo hacer(es más creo recordar que estaba haciendo exámenes en ese entonces), debo meterme a mi última clase del día así que me voy rápidamente porque el profesor me cierra la puerta. Les digo que la cuiden un poco más. Al acabar la clase ya no los encuentro. Se me acerca su amiga diciéndome que ya no me acerque a ella o me darían en mi madre (que me darían una paliza) que porque ella era novia de un (pseudo) porro “importante”. Yo me saque demasiado de onda, por mi cabeza ronda una imagen de cómo se agarran todos a golpes afuera del metro y como termino de mal un amigo solo porque su primo era porro. Yo ya había dejado de ser atlético (ya no practicaba box por la escuela), así que sentía un poco de miedo porque estos te agarran en bola así seas uno.
Al siguiente día ya nada más iba por calificaciones así que no era necesario tomar clases, ella me va a ver de la misma forma que ayer, me saca y le digo que nos vayamos. Yo ya estaba decidido que debía hacer, la tenían que reprender sus padres y yo alejarme de toda esta m*rda ya no podía más, le compre su café para que se le baje el alcohol y nos fuimos, no quería que vieran quien la trajo así que simplemente la deje afuera de su casa (que tal si me echan la culpa a mi) claro si vi cuando entro, no se si hice lo correcto, nunca más la volví a ver hasta hace unos meses. Yo me di de baja porque sentía que no tenía nada que hacer ahí, me sentía mal, un conjunto de sentimientos y emociones juntas. Diría que al menos unas pocas veces pasó por mi cabeza el suicidio pero lo veía muy cobarde si hiciera eso. Simplemente deje todo ahí.
Trabaje unos años en lo que pudieran darme con bachillerato trunco, a los 18 hice la Prepa abierta pero siendo honestos no aprendes nada ahí. Recién con esto de la pandemia me dieron ganas de volver a estudiar, conseguir un título así que ahora pido unos consejos a cambio de esta triste historia.
Quisiera entrar al TEC o de nuevo al IPN en la ESE para estudiar economía, pero me siento mal de que cuando vi guías no recordaba absolutamente nada, llevo días dando repaso a aritmética que ya ni recordaba lo básico de algebra, tengo vagos recuerdos, Física y Química siempre fui malo. Historia del país eso lo recuerdo más o menos bien. No perdí comprensión lectora pero si velocidad.
Así que me propuse que en 1 año estudiar por mi todo bachillerato de nuevo y entrar a la Universidad.
Me siento frustrado y enojado conmigo, de cosas que sabía, que me mate estudiando. Un amigo me dice que es normal, fueron años sin ejercitar el cerebro pero aun así me siento un fracasado.
Así que ¿algún consejo para estudiar por mi cuenta? ¿Alguna Guía que me diga por dónde ir? Claro podría acudir a un CONAMAT pero es muy caro y están cerrados.
submitted by xllMoLoToVllx to AskRedditespanol [link] [comments]


2019.02.18 11:14 RaulMarti LOS TRABAJADORES,HUERFANOS DE REPRESENTACION CON LA IZQUIERDA Jon E. Illescas (2a.. parte )

2ª. PARTE
Ante este escenario, en España VOX conecta con parte del buen sentido común de la gente corriente que Gramsci conceptualizaba como progresivo (había otro que caracterizaba como regresivo, irracional y supersticioso).
Esta parte de “buen sentido común” gramsciano lleva a los votantes de VOX a atender a preocupaciones reales y materiales que cualquier trabajador entiende perfectamente.
Así, desde lo que llamo “la izquierda seria”, alejada de las “alertas anfifascistas” proclamadas a modo rimbombante ante los medios que los parieron por personajes públicos de errática trayectoria que viven en residencias señoriales en la sierra madrileña, hemos de entender que los votantes de VOX no son todos fascistas, al menos, de momento.
Son gentes de distinta procedencia que observan y denuncian problemas reales pero se apoyan en soluciones regresivas y protofascistas predicadas por oportunistas personajes de derecha populista auspiciados por una parte del gran capital que siempre conserva la carta del fascismo como un as en la manga dispuesto a ordenar el desorden creado por sus bacanales neoliberales.
Los ejes de VOX son la unidad de España, efectivamente cuestionada por un nacional-independentismo regresivo y posfeudal como el catalán o el vasco; la locura del feminismo mainstream actual avivado por ciertos sectores de la clase capitalista para dividir a la clase trabajadora por sexos; o la duplicación de instituciones estatales como el Senado o las comunidades autónomas que, efectivamente, tienen una productividad muy baja y en muchos lugares producen más daño que beneficios a la población (por ejemplo, en el sistema nacional de salud o en ciertos sectores de la educación).
Sin embargo, obsérvese como Vox no cuestiona una institución tan poco “productiva” para las gentes que moran y trabajan en España como la monarquía, es más: la celebran.11 Tampoco en lo económico aportan nada nuevo, son básicamente neoliberales sin complejos, muy parecidos a la mayoría de políticos del PP o Ciudadanos que pretenden conseguir el apoyo obrero en base a venderles la clásica moto de que si los empresarios pagan menos impuestos, ganarán más y sus salarios serán más grandes con lo cual todos se irán felices y contentos a comer perdices.
Así que, pese a sus serias limitaciones programáticas y discursivas, VOX conecta con parte de la población hastiada de muchas sandeces y omisiones de la izquierda posmoderna.
¿Ejemplos? El feminismo exaltado de algunas y algunos que como ya no se atreven a cuestionar el sistema económico porque no saben ni tienen formación (para tenerla no cuentan los tweets ni las horas de “activismo” en Facebook) ni planes alternativos (socialistas) que proponer a la población, deben entrar en el mercado (capitalista) de la diversidad para parecer diferentes a la derecha gobernante (diferentes en lo simbólico, no en lo material donde son del todo yermos).
Así apoyan un feminismo productor de nuevas injusticias con su lamentable “discriminación positiva” que genera más resentimiento que afecto entre la clase obrera (políticas que hunden sus raíces en los gobiernos liberales estadounidenses de Kennedy y Nixon).
Un feminismo hipertrofiado por la testosterona de hombres irrisoriamente acomplejados por algún pecado original que del mismo modo que no fue culpa ni autoría de ninguna Eva, tampoco lo fue de ningún Adán, sino de las limitaciones propias de un estadio concreto del desarrollo sociocultural del ser humano y la división sexual del trabajo.
Llegados a este punto, quiero dejar claro (aunque seguro muchos lo obviarán intencionadamente) que no es que opine que no queden cuestiones por cambiar para conseguir la igualdad de la mujer respecto al hombre, el problema es que los métodos para conseguirla pueden producir nuevas injusticias y por otra parte es honesto reconocer que ya la mujer se ha igualado en numerosos aspectos al hombre cuando no se ha puesto por encima suyo en algunas cuestiones en los países desarrollados.
En este sentido, las políticas discriminatorias no ayudarán a resolver los problemas donde efectivamente la mujer está por debajo del hombre en estas sociedades donde la lógica del capitalismo ha ayudado a que con la incorporación de la mujer al mercado laboral ésta haya ganado una autonomía económica y política inédita en cualquier época anterior.
Las mejoras que la situación de las mujeres han experimentado en los países capitalistas desarrollados las últimas décadas ha sido espectaculares y no reconocerlas es falsear la historia.
El movimiento socialista debe luchar por la igualdad de los seres humanos, no por la desigualdad (y por eso hay que finiquitar las clases sociales que dividen y enfrentan a unos con otros).
No se puede luchar izando la bandera de lo que nos hace diferentes sino con aquella que representa lo que nos iguala. No para obviar o marginar la diferencia, sino al contrario: para aceptarla como algo natural que no tiene ni aspira a tener más protagonismo del que posee.
Además, hay que recordar a las y los comunistas que confunden churras con merinas que, tanto Marx como Engels afirmaron en un documento tan popular como el Manifiesto Comunista (que tantísimos autoproclamados “marxistas” ni han leído ni entendido) que el capitalismo era el máximo destructor de la sociedad patriarcal.
Por tanto aquellas teorías del “feminismo marxista” donde se igualan el funcionamiento del capitalismo con el patriarcado son simplemente falsas, careciendo de todo rigor histórico y teórico suficiente excepto para las y los convencidos.
En este sentido, es muy interesante leer las críticas que dos marxistas que no se consideraban feministas como Rosa Luxemburg o Aleksandra Kollontái dedicaban al movimiento sufragista.
Muchos (y muchas) están cada vez más cansados de que se estigmatice a los hombres, que se implementen políticas de “discriminación positiva” como las “listas cremallera” y/u otras en base a diferencias de acceso o brechas salariales que en no pocos casos provienen de estudios tendenciosos con una metodología científica y heurística más que cuestionable.
Hay que recordar que, en España, con la ley en la mano, a igual ocupación no puede existir diferente salario y, de hecho, no lo hay.
Sumado a ello, cada vez más mujeres y hombres están hartos de que se privilegie a la mujer en el tratamiento de ciertas noticias por el mero hecho de ser “mujer” (como si eso fuera una debilidad) o se estigmatice a los hombres como protoacosadores, agresores, abusadores, violadores y proxenetas latentes en potencia (¿dónde dejó nuestra izquierda uno de sus mejores vástagos históricos como fue la presunción de inocencia?).
En contraposición, la “izquierda de la diversidad” que baila al ritmo de las modas del capital, cada vez trata mejor a los animales a tenor del aumento de activismo “animalista.
O eso dicen, pese a que cada vez observo a más animales por la calle castrados y/o zarandeados por el cuello con las correas de sus amos.
En un mundo gobernado por la lógica del capital y el beneficio, donde la alienación social y el individualismo narcisista y competitivo no cesa de aumentar quebrando las relaciones de confianza y solidaridad entre las personas, las “mascotas” (que ya no animales) vienen a sustituir ese hueco emocional dejado por el marido que se marchó, la novia que no se encuentra, el amigo que no se tiene, la hermanita que no llega o el hijo que se fue a otro país para encontrar trabajo.
El aumento del número de personas con animales-mascotas ha crecido exponencialmente al ritmo de una industria que ya mueve, solo en la Unión Europea, 36.500 millones de euros anuales (la mitad de lo que gasta en salud pública el gobierno de España).
En un momento en que en nuestro país crece el número de hambrientos hasta las 600.000 personas,20 ya tenemos a 20 millones de mascotas entre nosotros (repartidas en 4 de cada 10 hogares).
La gente del “primer mundo” se gasta más en mantener a animales que tienen esclavizados disponiendo de ellos como objetos de consumo o como juguetes biológicos de divertimento para intentar llenar su vacío existencial (más de 800 euros anuales en caso de los perros) que en alimentar a las más de 25.000 personas que se mueren de hambre al día (¿conoce usted a alguien que se gaste casi mil euros anuales para alimentar a los hambrientos?).
Así es nuestra izquierda: cada vez más ducha en el conocimiento del Manifiesto Animalista de Pellunchon y menos en el Manifiesto Comunista de Marx y Engels. Desconocemos el apoyo que recibirán de los animales que algunxs aspiran a transformar en sujetos con derechos políticos,24 pero que pensamos tendrá un pésimo efecto como reclamo para una clase trabajadora que verá, sobre todo si es blanca, heterosexual y masculina, cómo después de llamarla “eurocéntrica”, “machista” y “especista” se la trata peor que a todos los colectivos de la diversidad, incluidos los que aspiran a “liberar” al simpático gatito Michu y al perrito Bobby de las garras de sus (quizás veganos) propietarios.
Ahí tenemos a una parte importante de nuestra izquierda: absolutamente desnortada.
+Jon E. Illescas es profesor de secundaria, miembro de IU y el PCE, licenciado en Bellas Artes y Doctor en Sociología y Comunicación. Es autor de los libros La Dictadura del Videoclip. Industria musical y sueños prefabricados (El Viejo Topo, 2015, 3ª ed. 2018) y Nepal, la revolución desconocida. Crisis permanente en la tierra de Buda (La Caída, 2012).
submitted by RaulMarti to podemos [link] [comments]